Vagamundi

En la nave de los locos, hacia algún lugar

Poemas


El templo vaciado

Publicado el 28 de Octubre, 2005, 4:52. en Poemas.
Comentar | Comentarios (6) | Referencias (0)




 

El templo
vaciado


Foto:

Liliana Muente


 
         
            en la rampa del Centro Pompidou.
 
 
Ven, subamos juntos
donde Apolo musita el himno
con su hosca voz de sudor y pigmento
donde fabrica las junturas
y deconstruye el tacto,
 
el santuario de los pasos perdidos
espera el ámbar de tus ojos
para rebuscar en ellos cualquier huella
que nos lleve de vuelta a casa
 
allí donde el pan de la abuela
tenía la tersura rizada de Rembrandt
donde las sábanas olían a mirra
las esquinas eran límites, la sangre breve
y la armonía consuelo.
 
Ven entonces, subamos
a comprobar que nietos ya más nunca
ni aún avecillas que el cielo cuidara
con el halo de Mantegna o el oro de Klimt,
que sólo habitaciones clausuradas
donde palpar la luz por las rendijas.
 
Amigo, llega sin temor
aquí arriba el paisaje cede
con la vibración de la belleza huída
y la desolación parece resultado del incendio
y no su penitencia.
 
Bienvenido al altar de lo Ausente:
deja tus hilos en la urna de los títeres
y descansa de todo lo aprendido.
 
 
 
······
juAn




La caída

Publicado el 22 de Julio, 2005, 0:00. en Poemas.
Comentar | Comentarios (7) | Referencias (0)

 
La caída

Ven, recuéstate
dame a girar el mundo
en la punta de los dedos
no te importe oír los lobos
mientras se enhebra la serpiente
y tu boca lame la cal
sólo este instante es nuestro
en el tiempo robado
cuando la lengua observa
y nos hiende el eje del instinto
bajo el sol feroz
hasta exprimir de la memoria
el agua lenta de los verbos
hasta caer desde tu espalda
a la arena sucia del después.




·········
juAn




Niño asomado al futuro

Publicado el 15 de Julio, 2005, 0:00. en Poemas.
Comentar | Comentarios (4) | Referencias (0)




Foto:
Hernán Salcedo


  Niño
 asomado
 al futuro





Qué largo horizonte de pájaros
para decir lo que no saben
con sus cantos agrios,
sin apenas caminar estoy de vuelta
escudado en mi ventana
para cuando la cuchilla del futuro
traiga su copla.

Sólo agacharme y pasará silbando
a clavarse al fondo de la casa,
y luego será el día de los pájaros idos
en el feliz jardín de las semillas
ausentes de la sal y la sed
fósiles de las flores soñadas.

Pero cuida, que ya vuelve
la nube negra de los habladores
con el tiempo en jaulas
y un estuche genital para mi lengua
si accedo a escuchar
sin alzar el puño que despluma
lo que aguarda.


·········
juAn



El cactus

Publicado el 4 de Julio, 2005, 0:00. en Poemas.
Comentar | Referencias (0)
















Foto:
Liliana Muente



El cactus

 
Cautivo de la luz he de vivir
destilando pulpa de la roca
signo que advierte
dentro del círculo de fuego
que marca la sangre y sus confines.
Es así que permanezco
antes del parto de la memoria
gigante saguaro del malpaís
erguido apenas sobre mi obstinación
carne vertical que husmea el aire
para saber dónde cede lo inerte.
       
Un suceso insensato
llega vibrando en las raíces:
hay, más allá del desierto
traidores a esta fe del espejismo
en quebrar los presagios.
Un horizonte sin ojos
aventa pavesas del futuro
que hieren con su aliento

no sé afrontar tanta asechanza
sin aferrar las manos
a la razón de mis espinas.


····································
   juAn
Julio 2005



La cosecha salobre

Publicado el 24 de Abril, 2005, 0:00. en Poemas.
Comentar | Referencias (0)

.





  La cosecha
  salobre

                     


                                            Foto: Liliana Muente

·

Alimento que llueve su ajuar entre los días
para llenar la boca de sol y los ojos de sueño
allí donde las gaviotas ciernen su risa.
Signo que refulge en las espumas,
enviuda las ventanas con el canto fósil de la galerna
y lastra las redes sin saber su milagro.
Olor atávico que quema humo de infancias
hielo de lascivia en los dedos olvidados de lo que no es suyo
sino don del océano, de su madreperla pagada en heces:

Dejad que pruebe el zumo del sacrificio,
el vivaz tumulto de la carne azul en la navaja del aire
en el frío y el tabaco de los huérfanos que, hueso con espina
besan de rodillas la gravidez de las vírgenes.
Dejadme un lugar en la escarcha,
no he de mirar adentro del catafalco de coral
donde los peces me respiran sin pausa.
Saben que no sabré hasta donde bosteza el mar
y las agallas dejan de ser grieta.

·


El soplo inaudito

Publicado el 1 de Septiembre, 2004, 0:00. en Poemas.
Comentar | Referencias (0)




viene la paz
desde tan llano
a soplar en este hueco
doblega su derrame
ciñendo la piedra   
tiene aliento de altura
y no sabe de temblores
 
deja que sople:
su madeja de hilo
no siembra espacios
lleva entre sus pliegues
una perla silente
sopla y nace un niño
donde sólo había preguntas
 
deja que sople
no resistas
pues desde las frondas
llegó la ancha paz
a decir tu nombre
ahora cierra los ojos
y abre la lluvia de tu miedo



····································
Juan Blanco
Agosto 2004



El fragor de la noche

Publicado el 8 de Marzo, 2004, 0:00. en Poemas.
Comentar | Referencias (0)

 

                    ¿Cómo recibir
                    a esta hora de bruces
                    el cuerno del cíclope?
                    Tan lento que me rompe
                    sin herida,
                    mientras bajo la piel
                    una excusa torpe como barro
                    desdice las dudas 
                    y alimenta las esquinas
                    con puré de espantos.
                    ¿Cómo, tan confusa desazón
                    rayendo las encías?
 
                    Nadie cuida las horas
                    y así hay que dormir,
                    la fluencia de las ubres 
                    cuando cesan los ojos,
                    y este fuego taciturno 
                   
mordiendo llamas
                    en la jaculatoria 
                    de
 los rayos exangües,
                    humus sobre el lecho
                    y mármol quebrado.
 
                    ¿Dónde has ido,
                    miseria medular de la ceniza?
                    A silenciar testigos, lo sé.
                    Tu ausencia
                    gira sus ejes en lo oscuro
                    en este ulular de catapultas
                    que no duermen,
                    resonancia de filos culpables
                    lubricando los latidos,
                    una vez a la sombra
                    y otra a su espesor.
 
 
 
                    ····································
                       juAn
                    marzo 2004

 

El aire poblado

Publicado el 6 de Marzo, 2004, 0:00. en Poemas.
Comentar | Referencias (0)



Acércate a los bordes
y observa el roce incesante
los suelos gastados por los pasos
las manos inquietas de los niños
la mugre y el sudor
manchas, roces, cenizas

las huellas del tacto y del contacto
y hasta el eco de las voces
durmiendo en los rincones.
Con la justa atención
podrás sentirlos
cerca del silencio necesario,
habitando el espacio
con igual o más derecho.

Respira ese aire poblado
de vivos que ya no viven
y ofréceles tu media sonrisa
de muerto que va muriendo.


····································
  juAn
marzo 2004