Vagamundi

En la nave de los locos, hacia algún lugar

General

Artículos y anotaciones generales

INTRO. Hacia algún lugar

Publicado el 30 de Octubre, 2005, 3:13. en General.
Comentar | Comentarios (10) | Referencias (0)



Hola, bienvenid@.


No hay lugar posible donde saciar nuestro deseo.

Sólo nos queda ordenarlo en preguntas, envolverlo y cuidarlo a la sombra de las palabras.

      Gracias por leer

      Juan Blanco



······················································································································································

Puedes explorar el contenido del blog por CATEGORÍAS
( ver columna de la izquierda )


INTRO. Hacia algún lugar

Publicado el 18 de Julio, 2005, 0:00. en General.
Comentar | Referencias (0)



Hola, bienvenid@.

No hay lugar posible donde saciar nuestro deseo.

Sólo nos queda ordenarlo en preguntas, envolverlo y cuidarlo a la sombra de las palabras.

Gracias por leer
Juan Blanco


······················································································································································

Puedes explorar el contenido del blog por Categorías
( ver columna de la izquierda )



Londres, 7 Julio 2005

Publicado el 8 de Julio, 2005, 15:20. en General.
Comentar | Referencias (0)


Londres, 7 Julio 2005


Vuelve la sangre a regar el suelo
y el dolor a raer cuerpos y almas
en el azar de la guadaña que ahora aquí
nos brilla en los ojos con la sucia venganza
de los que no tienen otra cosa
sino la loca muerte
mientras renace la ceremonia del engaño
la impuesta confusión de la palabra
mancillando la sangre fresca.

Hay que llorar a los muertos siempre

pero qué difícil cuando ya no hay lágrimas
que se las llevó un viento incesante
a la montaña de huesos que cimenta el siglo.
Y qué difícil asistir al espectáculo
de los nuevos esbirros de la vieja Roma
ahora graves y compungidos
recibiendo -qué sarcasmo- las condolencias
por los juguetes rotos de su feroz criatura.

No hay frontera entre la infamia y el furor

y todas las piedras que se arrojan vuelven
cuando ya no están los audaces cobardes
sólo familias que en su tarde de campo
han de guardar el mantel de la lluvia negra
y volver a despertar mañana
para cumplir otro día del mundo al revés
con la sangre dispuesta y el suelo lavado
en todas las ciudades de Londres.