Vagamundi

En la nave de los locos, hacia algún lugar

INTRO. Hacia algún lugar

Publicado el 30 de Octubre, 2005, 3:13. en General.
Comentar | Comentarios (10) | Referencias (0)



Hola, bienvenid@.


No hay lugar posible donde saciar nuestro deseo.

Sólo nos queda ordenarlo en preguntas, envolverlo y cuidarlo a la sombra de las palabras.

      Gracias por leer

      Juan Blanco



······················································································································································

Puedes explorar el contenido del blog por CATEGORÍAS
( ver columna de la izquierda )


El templo vaciado

Publicado el 28 de Octubre, 2005, 4:52. en Poemas.
Comentar | Comentarios (6) | Referencias (0)




 

El templo
vaciado


Foto:

Liliana Muente


 
         
            en la rampa del Centro Pompidou.
 
 
Ven, subamos juntos
donde Apolo musita el himno
con su hosca voz de sudor y pigmento
donde fabrica las junturas
y deconstruye el tacto,
 
el santuario de los pasos perdidos
espera el ámbar de tus ojos
para rebuscar en ellos cualquier huella
que nos lleve de vuelta a casa
 
allí donde el pan de la abuela
tenía la tersura rizada de Rembrandt
donde las sábanas olían a mirra
las esquinas eran límites, la sangre breve
y la armonía consuelo.
 
Ven entonces, subamos
a comprobar que nietos ya más nunca
ni aún avecillas que el cielo cuidara
con el halo de Mantegna o el oro de Klimt,
que sólo habitaciones clausuradas
donde palpar la luz por las rendijas.
 
Amigo, llega sin temor
aquí arriba el paisaje cede
con la vibración de la belleza huída
y la desolación parece resultado del incendio
y no su penitencia.
 
Bienvenido al altar de lo Ausente:
deja tus hilos en la urna de los títeres
y descansa de todo lo aprendido.
 
 
 
······
juAn




La caída

Publicado el 22 de Julio, 2005, 0:00. en Poemas.
Comentar | Comentarios (7) | Referencias (0)

 
La caída

Ven, recuéstate
dame a girar el mundo
en la punta de los dedos
no te importe oír los lobos
mientras se enhebra la serpiente
y tu boca lame la cal
sólo este instante es nuestro
en el tiempo robado
cuando la lengua observa
y nos hiende el eje del instinto
bajo el sol feroz
hasta exprimir de la memoria
el agua lenta de los verbos
hasta caer desde tu espalda
a la arena sucia del después.




·········
juAn




INTRO. Hacia algún lugar

Publicado el 18 de Julio, 2005, 0:00. en General.
Comentar | Referencias (0)



Hola, bienvenid@.

No hay lugar posible donde saciar nuestro deseo.

Sólo nos queda ordenarlo en preguntas, envolverlo y cuidarlo a la sombra de las palabras.

Gracias por leer
Juan Blanco


······················································································································································

Puedes explorar el contenido del blog por Categorías
( ver columna de la izquierda )



Niño asomado al futuro

Publicado el 15 de Julio, 2005, 0:00. en Poemas.
Comentar | Comentarios (4) | Referencias (0)




Foto:
Hernán Salcedo


  Niño
 asomado
 al futuro





Qué largo horizonte de pájaros
para decir lo que no saben
con sus cantos agrios,
sin apenas caminar estoy de vuelta
escudado en mi ventana
para cuando la cuchilla del futuro
traiga su copla.

Sólo agacharme y pasará silbando
a clavarse al fondo de la casa,
y luego será el día de los pájaros idos
en el feliz jardín de las semillas
ausentes de la sal y la sed
fósiles de las flores soñadas.

Pero cuida, que ya vuelve
la nube negra de los habladores
con el tiempo en jaulas
y un estuche genital para mi lengua
si accedo a escuchar
sin alzar el puño que despluma
lo que aguarda.


·········
juAn



Londres, 7 Julio 2005

Publicado el 8 de Julio, 2005, 15:20. en General.
Comentar | Referencias (0)


Londres, 7 Julio 2005


Vuelve la sangre a regar el suelo
y el dolor a raer cuerpos y almas
en el azar de la guadaña que ahora aquí
nos brilla en los ojos con la sucia venganza
de los que no tienen otra cosa
sino la loca muerte
mientras renace la ceremonia del engaño
la impuesta confusión de la palabra
mancillando la sangre fresca.

Hay que llorar a los muertos siempre

pero qué difícil cuando ya no hay lágrimas
que se las llevó un viento incesante
a la montaña de huesos que cimenta el siglo.
Y qué difícil asistir al espectáculo
de los nuevos esbirros de la vieja Roma
ahora graves y compungidos
recibiendo -qué sarcasmo- las condolencias
por los juguetes rotos de su feroz criatura.

No hay frontera entre la infamia y el furor

y todas las piedras que se arrojan vuelven
cuando ya no están los audaces cobardes
sólo familias que en su tarde de campo
han de guardar el mantel de la lluvia negra
y volver a despertar mañana
para cumplir otro día del mundo al revés
con la sangre dispuesta y el suelo lavado
en todas las ciudades de Londres.


El cactus

Publicado el 4 de Julio, 2005, 0:00. en Poemas.
Comentar | Referencias (0)
















Foto:
Liliana Muente



El cactus

 
Cautivo de la luz he de vivir
destilando pulpa de la roca
signo que advierte
dentro del círculo de fuego
que marca la sangre y sus confines.
Es así que permanezco
antes del parto de la memoria
gigante saguaro del malpaís
erguido apenas sobre mi obstinación
carne vertical que husmea el aire
para saber dónde cede lo inerte.
       
Un suceso insensato
llega vibrando en las raíces:
hay, más allá del desierto
traidores a esta fe del espejismo
en quebrar los presagios.
Un horizonte sin ojos
aventa pavesas del futuro
que hieren con su aliento

no sé afrontar tanta asechanza
sin aferrar las manos
a la razón de mis espinas.


····································
   juAn
Julio 2005



La cosecha salobre

Publicado el 24 de Abril, 2005, 0:00. en Poemas.
Comentar | Referencias (0)

.





  La cosecha
  salobre

                     


                                            Foto: Liliana Muente

·

Alimento que llueve su ajuar entre los días
para llenar la boca de sol y los ojos de sueño
allí donde las gaviotas ciernen su risa.
Signo que refulge en las espumas,
enviuda las ventanas con el canto fósil de la galerna
y lastra las redes sin saber su milagro.
Olor atávico que quema humo de infancias
hielo de lascivia en los dedos olvidados de lo que no es suyo
sino don del océano, de su madreperla pagada en heces:

Dejad que pruebe el zumo del sacrificio,
el vivaz tumulto de la carne azul en la navaja del aire
en el frío y el tabaco de los huérfanos que, hueso con espina
besan de rodillas la gravidez de las vírgenes.
Dejadme un lugar en la escarcha,
no he de mirar adentro del catafalco de coral
donde los peces me respiran sin pausa.
Saben que no sabré hasta donde bosteza el mar
y las agallas dejan de ser grieta.

·


Cosmología para incrédulos

Publicado el 10 de Enero, 2005, 0:00. en Universo.
Comentar | Comentarios (13) | Referencias (0)
Etiquetas:












 





a.a

a.a

Cosmología para incrédulos
 
Juan Blanco

Enero 2005


"El universo no sólo es más vasto y extraño de lo que suponemos. Es más vasto y extraño de lo que
podemos
suponer."

John B.S. Haldane, biólogo
 

      Los rotundos conceptos sobre el espacio y el Universo que manejamos habitualmente corresponden a una cosmología ya bastante desfasada, cuya resistencia a desaparecer es sorprendente, pues ya Einstein abrió camino hace casi un siglo a la complicada Babel de la física de nuestros días. Como interesado en el asunto, me gustaría reflexionar sobre estas graves cuestiones, a la luz de las últimas propuestas.
 
        En primer lugar, ¿cuál Universo es ése del que solemos hablar? Pues los astrofísicos asumen actualmente que hay un Universo "observable" (aquel del cual ha tenido tiempo de llegarnos su luz, durante la existencia del mismo), y más allá de él nada puede afirmarse, por definición: pues no podemos ni podremos verlo nunca, está definitivamente fuera de nuestro alcance. Ni siquiera puede inducirse que sea "más de lo mismo", ya que ni aún su homogeneidad (de aspecto, de composición, de leyes) puede comprobarse... Lo que alguien quiera afirmar sobre una posible finitud o infinitud, leyes, etc. del Universo "total", lo afirma por su cuenta y riesgo. 
 
        La actual Cosmología es una cuestión complicada, entre difusa y onírica. Postula cosas tales como una especie de explosión inicial, el BIG BANG, sospechosamente similar a una Creación (divina o nihilista, allá cada cual), donde, conforme nos acercamos a la misma retrocediendo en el tiempo, las leyes físicas que ahora configuran nuestra realidad comienzan a cambiar, a hacerse distintas y terminan por desaparecer. Astrofísicos y premios Nobel dedican actualmente años de trabajo a descifrar qué pudo ocurrir en el segundo 10e-30 o 10e-40 antes de ese extraño comienzo. El propio Big Bang se define como una "singularidad", que es un puro eufemismo para decir un punto sin dimensión sobre el que no sabemos NADA, ni física ni filosóficamente. Pero hay más "singularidades", y pueden estar en cualquier lado, como los agujeros negros, donde "cesan" el espacio y el tiempo y hasta las propias leyes de la materia, o que quizá son "puertas" hacia otros Universos paralelos, postulados igualmente...

        Por otro lado, ¿de qué ESPACIO estamos hablando? Pues la Teoría de Cuerdas (ahora mismo en auge como la más aceptada teoría universal sobre fuerzas y leyes fisicas) propone entre 9 y 25 dimensiones (imposibles de imaginar) del espacio, de las cuales las tres observables son sólo las que más se han expandido. Y tampoco ningún cosmólogo se atreve a afirmar algo hoy día sobre la posible FORMA del Universo, que podría ser plano, curvado, hiperbólico o hasta tórico (como un donut); sin olvidar el ESPACIO-TIEMPO, ese constructo de Einstein que nadie se atreve a refutar por ahora en voz alta, y con el cual los conceptos de espacio y tiempo pierden su sentido... En fin, los últimos descubrimientos cósmicos son ya la repanocha: quizá el 99% del Universo esté compuesto por materia oscura, de distribución y propiedades desconocidas, que quizá sean "wimp" (grandes partículas que interactúan débilmente) o quizá "macho" (objetos masivos con halo compacto, como los agujeros negros y las estrellas tenues), pero de las que en ambas hipótesis no se han encontrado apenas rastros. O sea: el Universo está compuesto en su mayor parte de algo que no vemos, ni conocemos, ni comprendemos...
        
      Así que, de hecho, bucear en las más actuales, refinadas -y abstrusas- explicaciones científicas del Universo, acaba moviéndonos a risa y a compasión: no sabemos NADA (incluso las actuales epistemología y neurología comienzan a sospechar que el cerebro, destilado del Universo, es y será -debido a ello- incapaz por siempre de comprender a éste). Todas esas explicaciones que llamamos "científicas" (por ingenuidad y por horror vacui, más que nada) postulan conceptos y leyes tan extravagantes como cualesquiera antiguos mitos protohistóricos, bestiarios medievales, religiones y cosmovisiones de todo cuño. Sólo que cambian dioses y demonios por ecuaciones y topologías igualmente alucinantes y absurdas. Con dos conclusiones provisionales: el Universo -el observable, insisto- tiene quizá unos 15.000 millones de años, y se extiende quizá hasta unos 45.000 millones años luz. Más o menos y hoy por hoy...
 
        Sobre el conocimiento en sentido contrario: hacia el interior de las cosas, hacia el micromundo, el panorama científico es similar o peor: por debajo de los protones, neutrones y electrones (familiares pero ya de por sí bastante alucinatorios), bulle un infierno de partículas casi desconocidas (bosones, gluones, fermiones, leptones, quarks...), de carácter y propiedades discutibles, en estructuras concéntricas interminables como muñecas rusas... un panorama con el cual los físicos de lo micro se sienten incómodos pero lo asumen impotentes, pues no tienen nada mejor.
 
        Todo esto me conduce al motivo de este mensaje: la seguridad de opinión, la dialéctica, el sarcasmo... pueden ser admisibles en cosas como la política, la historia o aún la religión, que han implicado poder y sufrimiento, y que por tanto excitan nuestra ambición y sobre todo nuestro rencor. Pero la metafísica (agnóstica o deificada) de la realidad, ¿cómo puede usarse como arma arrojadiza entre las personas? El ser humano no sabe NADA, en suma, por más indagaciones y modernidades que se quieran, del origen y naturaleza de la realidad donde, por un instante, existe. Ésa es la única verdad, terrible o balsámica, según cada uno quiera o pueda mirarla.
 
        Casi tres mil años de elucubraciones -y de sangre para imponerlas- para regresar a Sócrates: "sólo sé que no sé nada"... Por eso, la única manera -desde la ciencia y desde la consciencia- de instalarse sin prejuicios en la existencia, sigue siendo la duda y el asombro. Algo que van reconociendo los físicos, pero que ya sabíamos bien los poetas, y no por genios sino porque somos seres inestables arrastrados por ambas con frecuencia e intensidad.
 
        Mientras, los monolíticos -religiosos o ateos pero siempre iracundos- con la misma soberbia ignorante, seguirán con la pretensión de guiarnos hacia "su" ciega certeza... 
 
                 Saludos
                   Juan
 
 
································
 

PARA AMPLIAR:
                 
- "Una breve historia de casi todo".
(A Short History of Nearly Everythig).
Bill Bryson. - G.B., 2003.
Premio Adventis 2004 para libros de ciencia.
RBA Libros. Barcelona, 2004.
 
- "Teorías del Todo. Hacia una explicación fundamental del Universo".
(Theories for Everything. The Quest for Ultimate Explanation).
John D. Barrow. - Oxford, 1991.
Ed. Crítica. Barcelona, 1994.
 
- "La nueva alianza. Metamorfosis de la ciencia".
(La nouvelle aliance - Métamorphose de la science).
Ilya Prigonine e Isabelle Stengers. - París, 1986.
Ed. Alianza. Madrid, 1990.
 
 
 
 
 
 
 

El soplo inaudito

Publicado el 1 de Septiembre, 2004, 0:00. en Poemas.
Comentar | Referencias (0)




viene la paz
desde tan llano
a soplar en este hueco
doblega su derrame
ciñendo la piedra   
tiene aliento de altura
y no sabe de temblores
 
deja que sople:
su madeja de hilo
no siembra espacios
lleva entre sus pliegues
una perla silente
sopla y nace un niño
donde sólo había preguntas
 
deja que sople
no resistas
pues desde las frondas
llegó la ancha paz
a decir tu nombre
ahora cierra los ojos
y abre la lluvia de tu miedo



····································
Juan Blanco
Agosto 2004